Twitter

lunes, 5 de junio de 2017

Categorías

Categoría


Hace doscientos un años las Provincias Unidas del Río de la Plata, decidimos romper el orden jurídico vigente en estas tierras y armar uno nuevo.

¿En qué consistía?

El Reino de España tenía, al momento de la Revolución, una de las burocracias más eficientes de Occidente.
Estaba bien administrado, era próspero y peleaba eficientemente, hasta ese momento, contra las potencias europeas que querían desbancarlo pero no podían.
No voy a adentrarme ni en los pasos que concluyeron con los levantamientos americanos - recomiendo a Chiaramonte - ni en otros aspectos jurídicos excepto en el rubro “categorías”.

Categorías
La sociedad virreinal estaba dividida en categorías de población o castas.
Cuadro de castas, usado como una especie de
infografía al servicio de la población,
que distinguía unos de otros.
Los cuadros de castas son todo un género pictórico.
Acá ejemplar en museo de Tepotzatlán.
Lo vi por primera vez en Museo Nacional de Lima.

La pertenencia a cada casta era la que determinaba los derechos y obligaciones de cada uno de los individuos que la componían.
Detalle de un cuadro de castas, éste en el Museo Antropológico
en Madrid. Niño mulato hijo de español y negra.

Doy ejemplos prácticos para que se entienda:
Si un individuo era varón, blanco, hijo nacido dentro de un matrimonio, podía ingresar al Colegio de San Carlos. Caso contrario, no. El reglamento del colegio así lo prescribía.
Detalle. Niña mestiza hija de español e india.
Museo Antropológico de Madrid.

Un hijo de mulata y español, casados legalmente, no podía. Un blanco con padres no casados, tampoco.
La pertenencia a una casta era lo que permitía tener o no un local de venta minorista, ser propietario o arrendatario, ejercer tal o cual comercio o ejercer determinada profesión u oficio. Ingresar o no a la universidad (*).
Había reglamentaciones generales, y, también permisos reales para ejercer tal o cual comercio a quien naturalmente - por su pertenencia - no pudiera hacerlo.
Daré otro ejemplo:
Tupac Amaru II,
nacido como José Gabriel Condorcanqui Noguera,
marqués de Oropesa,
próspero comerciante mestizo,
recibió fina educación y dominaba
el latín.

José Gabriel Condorcanqui Noguera, marqués de Oropesa, luego conocido como Tupac-Amaru - su nom de guerre - era descendiente de los incas (longo shot), como sea, así lo consideraba la Corona. Mestizo. Se le había concedido el permiso para ejercer el transporte de mercaderías entre el Alto Perú y Cuzco. Por lo tanto era un hombre que tenía una compañía de fletes próspera. No todos los indios o mestizos tenían semejantes permisos. Él sí. La biografía de él es conocida desde siempre, pero como actualmente los progresistas-marxistas se han dedicado a tergiversar la historia sudamericana, es bueno recordarlo. Tupac Amaru era un próspero burgués que decidió revelarse. Su esposa era considerada india, sin embargo su retrato hace pensar que era una mestiza con abundante sangre española.
Ya que estamos: Juana Azurduy era blanca, hija de blancos, nieta de blancos. Criolla. Y patriota.
Micaela Bastidas esposa de
Condorcanqui, 
marqués de Oropesa,


De igual forma,  Miguel Ángel De Marco, en “La guerra de la Frontera”, donde describe la lucha de los españoles con los indios en el actual territorio argentino desde los primeros desembarcos hasta la Conquista del Desierto, reseña todo tipo de categorías jurídicas de indios. Y contratos muy disímiles de los españoles con unas tribus y otras. Ejemplo: con los tehuelches, pampas, con los que se llevaban bien, les autorizaban al comercio (ponchos, pieles de guanaco) y a trabajar en establecimientos rurales.

Los españoles cerraban toda suerte de contratos con los indios en los años de colonia: si aceptaban bautizarse y adoptar la fe cristiana tenían una suerte de ventajas económicas y civiles, si aceptaban la autoridad del rey, pero no la religión, obtenían menores prerrogativas, etc. Si se cristianizaban, pasaban a ser súbditos del rey y como tales tenían protección respecto de tribus paganas. Ningún indio bajo ninguna circunstancia tenía derecho a armas de fuego (***).
Categorías dentro del mundo de la colonia:
  • blanco hijos de blancos casados.
  • blanco bastardo.
  • mulato.
  • pardo.
  • indio.
  • mestizo.
  • zambo.
  • negro.
E infinitas subvariedades.
Coyote hijo de mestizo e india.
Ver leyenda en el original.
En particular en Perú (no aquí) la Corona otorgó gracias a indios y mestizos de la casa real incaica - como concurrir a la universidad - lo que no fuera de práctica común en nuestro virreinato.


Resumen

Lo que quiero destacar de este introito es que todo lo que uno hiciera dependía del hogar en que se hubiera nacido. Qué se podía comprar y vender, qué actividad económica se podía desarrollar, a qué establecimiento educativo se podía acceder y si se podía ingresar a la burocracia del reino y en qué condiciones.
Doy dos ejemplos más y cierro el tema:
  • el General San Martín obtuvo en España el mayor cargo militar posible para una persona de su condición social, esto es, no pertenecer a una familia noble, sino a una familia de clase media burócrata del reino (el padre era administrador de tierras del rey). No había forma que él hubiera podido acceder a un cargo militar mayor. Estos estaban reservados únicamente a los nobles.
  • Carlos III, el mejor rey Borbón de nuestras tierras, tomó numerosas decisiones para modernizar las Américas. Dos medidas tuvieron consecuencias desastrosas (para la Corona), que finalmente acabaron con el poder de España aquí: la expulsión de los jesuitas y la prohibición de los españoles nacidos en América a ingresar en la burocracia estatal. Me interesa la segunda. Hasta ese momento (durante el gobierno de la Casa de Austria), el Rey consideraba españoles de pleno derecho a todos los hijos de españoles, ya fueran nacidos en España o en América. Ambos tenían derecho a incorporarse a la burocracia estatal. Carlos III decidió que los españoles nacidos en América no estaban calificados para ingresar al empleo público [1].

La Revolución

Lola Mora, Declaración de la Independencia;
detalle, Casa Histórica, Tucumán.
La revolución rompió ese orden virreinal, la división de castas.
La revolución dijo que todos éramos iguales, no importaba quiénes fueran nuestros padres ni nuestro color de piel (**).
Todos somos iguales por el sólo hecho de ser humanos.
Es una ruptura cultural enorme.
Enorme.

Es lo mejor que le puede pasar a un ser humano.
Y por eso la revolución tuvo a tantas personas que se quisieron sumar: pardos, negros, mulatos, hijos naturales, todos fueron prometidos un mundo mejor, donde serían libres. Donde, si tenían la plata, podían comprar una tropilla de caballos o poner un local de venta minorista, o tierra, sin más condición que ser mayores de edad.
¿Cómo negarse?
No se trató sólo de dinero.
Se trató del cielo en la tierra.
Se trató de que el límite de cada uno era su propia habilidad, actitud y capital (además de que hubo bastante revoleo de capital que permitió a pobres de siete suelas llegar a ser propietarios).
El caso que más amo es el de Hilario Ascasubi. Nieto de esclavos, hijo de pardo liberto y de parda hija natural, amó la revolución y la libertad de ser hombre, sólo un hombre. Peleó contra Rosas, se fugó a Montevideo. Volvió y se hizo rico vendiendo sus novelas. Pardo y rico.

Existen tres artículos correlativos de la Constitución Nacional que definen claramente esta ruptura del orden virreinal, 14, 15 y 16 (la negrita y subrayado lo agrego yo):

Artículo 14.- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.
(Comentario: todos, negros, pardos, blancos, hijos naturales, todos, pueden ir, venir, comprar, vender, ser dueños de sus casas o haciendas. Existe una sola categoría de individuos: los habitantes de la Nación).

Artículo 15.- En la Nación Argentina no hay esclavos: los pocos que hoy existen quedan libres desde la jura de esta Constitución; …
(Comentario: desaparece una categoría de personas, los esclavos. Todos somos iguales legalmente, en nuestros derechos y obligaciones).


Artículo 16.- La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas.
(Comentario: refuerza todo lo dicho anteriormente. Se eliminan todos los mecanismos del virreinato, que la cuna da algún derecho o atributo, que ciertos grupos están exentos de impuestos, o que la cuna permite o rechaza el ingreso al empleo público).

Hoy
Mal que mal, este orden de cosas duró hasta 1983. Las personas eran personas y ya.
No es cierto que fuera todo cumplido al pie de la letra. Un mensú o un pobre chango salteño era sometido a toda suerte de iniquidades. Pero si lograba subirse a un ferrocarril e ir a otro lado, se sacaba de encima las limitaciones de pago chico y podía prosperar [2]. Hay miles de casos [3].
Escuela Normal.

La sociedad conservadora generó numerosas injusticias, pero jamás rompió este orden jurídico donde todos los hombre son iguales ante la ley. ¿Significaba que un juez trataría igual al hijo de un rico que al de un pobre? ¿Que metería preso a un rico que violaba una mujer pobre? No necesariamente.

Escuela Domingo Faustino Sarmiento.

Pero sí estuvo vigente que cualquiera pudiera comprar un terreno si venía con plata en la mano. Que cualquiera, fuera el que fuera su origen geográfico o su color de piel, podía ingresar como suboficial de las fuerzas armadas o a las escuelas de oficios de las FFAA. Que todos recibían educación primaria. Y a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, se generalizó la educación secundaria y las Universidades Obreras (hoy UTN). Cualquiera podía ser profesional si estudiaba.

Todo eso se rompe en 1983.

Los Progres - El Marxismo - La nostalgia del Antiguo Régimen

Durante el SXX comienza la ruptura del orden de la Argentina Rica y Orgullosa.
Durante el gobierno de Onganía, se rompe legalmente la salud. Hay salud para todos - los hospitales públicos - y la salud de los sindicatos - las OOSSSS [4].

A partir del gobierno socialdemócrata de Alfonsín empieza un proceso que sigue hasta hoy de romper la igualdad jurídica y dividir a los argentinos en categorías: que los derechos de cada uno estén determinados por el grupo a que pertenece. Los marxistas hasta inventaron una palabra: el colectivo.
Rompieron la educación: hicieron y hacen todo lo posible para expulsar alumnos de la escuela pública, y así dividir a los niños en numerosas categorías.
Rompieron la salud: uno recibe la salud que esa provincia puede afrontar o la del sindicato si trabaja en blanco. Los políticos hacen que les paguemos salud de prepaga a ellos, ejemplo: Legislatura de Ciudad de Buenos Aires.
Cambiaron la Constitución: Donde por primera vez existen derechos especiales para los indios. Un tipo dice que esa tierra era de él (bah, de su familia) hace 200 años y puede armar quilombo, con ayuda de abogados mediante. ¿Cómo se demuestra que uno es indio? ¿Por el color de piel? ¿Y si el tipo es mexicano, guatemalteco o ecuatoriano y tienen piel oscurita? ¿qué hacemos? ¿Rompemos todos nuestros derechos de propiedad y todos nuestros registros de la propiedad?
Cambiaron el Código Civil, dando derechos relativos a grupos. Están locos.
Cambiaron el Código Penal: es mayor pena si se mata a una mujer que a un hombre ¿están locos? ¿la vida de uno vale menos que del otro? ¿Hay categorías de humanos?
Empleo público: se entrega mayoritariamente a familiares y a enchufados. Lo hacían los pingüinos, lo hace el PRO. Por eso pueden ver en la administración a hermanos, hijos y esposas de ministros, secretarios, alcahuetes. Por eso está conchabada la esposa de Sturzenegger o en la AGN los hijos del sindicalista Micheli.
Hay otro curro más: los sindicalistas tienen cupos en la administración pública. Es viejo pero empeoró con los pingüinos. Las vacantes de la AFIP, por ejemplo, se dividen entre amigos/familiares de funcionarios y familiares de sindicalistas.
¿Y el artículo 16 de la CN?
Bien gracias.

Dos categorías de humanos
Hay un caso muy visible en la Ciudad de Buenos Aires. Situaciones iguales están viviendo en Europa con la inmigración musulmana. Los locales tienen más obligaciones que los migrantes y los migrantes tienen prerrogativas que los nacidos y criados en la Unión Europea no tienen.

Pero vamos al caso porteño.
Si usted es un ciudadano de la ciudad de Buenos Aires debe pagar impuestos:
  • ABL, Impuesto a los ingresos brutos, le retienen dinero de su sueldo en concepto de cargas sociales o si tiene empleados las debe pagar, impuesto a las ganancias, impuesto a los sellos.
  • Paga agua y luz, es sometido a toda suerte de inspecciones, con cargo: instalación de gas, de electricidad, limpieza de tanques, ascensores, inspección de caldera, inspección de matafuegos, inspección de seguridad e higiene, inspección de frentes, tener seguro. Caso contrario será multado.
  • Además, si vive en departamento debe mantener a un tipo para que limpie y le saque la basura y pagarle el doble que a un encargado de establecimiento rural, sólo porque el gobernante de la Ciudad de Buenos Aires así lo decide (Ibarra, Telerman, Macri, Larreta).
  • Les cuento que actualmente la ciudad prohíbe tener garrafa en los locales de la capital. Multa y cierre preventivo.
Pero no es así con todos.
Hay gente que no paga la luz, porque nosotros se la pagamos. Que no debe presentar planos a habilitaciones (con el consiguiente costo), que puede poner locales que no pagan ingresos brutos ni tienen a su personal en blanco ni pagan cargas sociales, no gastan en pedir habilitación de comercio, ni inspector de seguridad e higiene, ni sufren inspecciones de bromatología, que no pagan el agua, que no les inspeccionan la instalación eléctrica. Que sí les dejan tener garrafas.
Es otra categoría de habitantes con toda suerte de prerrogativas, que nosotros no tenemos.
Habitantes que si usurpan una propiedad el ministerio público no persigue el delito.
Algo más, a ese grupo de habitantes, la legislatura de la Ciudad ha decidido regalarles departamentos y la propiedad de los terrenos usurpados.
Categoría A: habitantes de casas usurpadas y villas miseria.
Categoría B: los idiotas que pagamos impuestos al fisco y a toda suerte de corporación a la que los funcionarios han decidido que les paguemos (SUTERH, ingenieros, vendedores de matafuegos, empresas de seguros).
Ya haremos un post sobre la villa 31.
Voy a la parte legal.
Hay, al menos, dos categorías de habitantes en la ciudad de Buenos Aires.
¿Y nadie dice nada?
¿Son mudos?
¿No se dieron cuenta?
¿Están prendidos?
¿No les importa?

El marxismo ha tomado las riendas del gobierno en la Unión Europea - usando como huésped a la socialdemocracia -.
Juan Bautista Alberdi decía que el socialismo era la nostalgia del Antiguo Régimen, de tener un jefe todopoderoso que pudiera decir qué se podía hacer y no, para no ser responsable de su propio destino. Porque la libertad y la responsabilidad asustaba y se añoraba al rey.
Las élites socialdemócratas-marxistas tienen un contrato con el pueblo europeo: seguridad en salud, en educación, en vivienda, en trabajo, en pensiones. A cambio dicen qué se puede pensar y qué no y, vivir en el lujo que tanto aman los jerarcas socialistas.
Viven como si fueran miembros de la Corte de Luis XV. Citröen C4 para cada pelagatos que pega un puesto en ELF.
La Unión Europea está recreando el Antiguo Régimen. Hasta tienen policía de pensamiento (rol que antes tenía la Inquisición).
Y acá, primero con Alfonsín, luego con los cuadros medios de Menem en educación (Filmus, Decibe), claramente a partir de la Alianza con el FREPASO hasta hoy, gobierna una élite marxista socialdemócrata que se ha puesto sueldos que le permiten vivir como los burócratas argentinos jamás vivieron, que deformaron nuestra educación y salud, que coparon todos los puestos en el Poder Judicial y en el Ministerio Público y que están armando una sociedad por categorías. ¿Sos rico o tenés buena posición? No podés adoptar porque te estás apoderando de un niño de una mujer pobre. ¿Sos indio? Armamos curro con abogados amigos para sacarle las tierras a alguien. ¿No sos indio? Decimos que lo sos.
¿Rompés un edificio público? Pagás, pero si decís que sos mapuche o dirigente de grupo social, no pasa nada.
¿Matás un tipo? Si venís de barrio pobre, se te exculpa, si sos carnicero se te procesa.
Y así.
Volviendo, paso a paso, a las épocas de la colonia, cuando el color de piel importaba, cuando la condición de los padres importaba, cuando la gente no era libre de ir y venir por el virreinato.
Todo lo rompen. Todo.

 * * *

* * *

[1]  Ejemplo: Belgrano o Moreno, a partir de ese momento, no hubieran podido ser empleados públicos. Se desconocen las razones: si fue un lobby de los españoles en España para quedarse con los cargos o fue un miedo a cierta deslealtad del rey. Sea como fuera, establecieron una nueva categoría: los españoles nacidos en América -criollos- y los españoles nacidos en España.
[2] Es el caso de Horacio Guarany.
[3] El más oprobioso es la red de trata de blancas de adolescentes polacas Zwi Migdal.
[4] Es un soborno de Onganía (un rejunte de conservadores y el nacionalismo catolicón y liberales con Krieger Vasena) a los sindicalistas para que: a) apoyaran el golpe de estado, b) traicionaran a Perón.
(*) Las universidades de América fueron muy anteriores a las de EEUU, con las que tanta corte se dan. Lo mejor de la cultura europea y de los profesores se destacaban en las universidades de México, Perú, Alto Perú y en menor medida, Córdoba (americana). Profesores de primer nivel, perseguidos por cuestiones políticas, eran escondidos en Cuzco, por ejemplo, por su propia orden religiosa. Eso permitió que las universidades españolas en América fuera de gran calidad. El Iluminismo llegó antes que nada a nuestras universidades. Nuevamente, leer a Juan Carlos Chiaramonte. "Ilustración en el Río de la Plata: cultura eclesiástica y cultura laica durante el Virreinato", Buenos Aires, Punto Sur. (2ª. Ed., Buenos Aires, Sudamericana, 2007, "Ciudades, provincias, Estados: Orígenes de la nación argentina" (1800-1846), Buenos Aires, 1997, 2ª. ed., Buenos Aires, Emecé, 2007. La primera universidad de Perú es en 1551. La primera en EEUU (Harvard) es en 1636. Para tener una idea de la cultura nuestra. Otra muestra es la cantidad de edificios barrocos sobrevivientes. En México, Lima, Cuzco y todo el Alto Perú (ex Chuquisaca, Potosí, Cochabamba), comparados con las construcciones coloniales sajonas y francesas. Los españoles no pusieron meras colonias aquí. Éramos una extensión de ellos mismos. Se llevaron oro y materias primas. Pero dieron lo mejor de sí. Todo conquistador (Solís por ejemplo) tenía una planta tipo de ciudad para colonizar. Con edificios para cada institución, incluido hospital.
(**) De hecho la Declaración de la Independencia se redactó en castellano y en quechua.
(***) Una excepción fue cuando los jesuitas armaron a los indios guaraníes residentes en sus estancias contra el invasor portugués. Ahí recibieron instrucción militar y lograron una resonantes victoria. Muy pocos portugueses volvieron vivos. Portugal pudo esclavizar a los indios guaraníes de las reservas sólo después de la expulsión de los jesuitas.

5 comentarios:

  1. Te parece que, en un caso de violacion, un pobre tipo que carece de estudios tenga la misma pena que alguien con estudios universitarios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso no somos todos iguales ante la ley?

      Eliminar
  2. Me gustó mucho, gracias por escribir así

    ResponderEliminar