Twitter

sábado, 26 de noviembre de 2016

Los Cofres del Estado



Los Cofres del Estado

Portada de la Revista Italiana Impatto dedicada al asesinato del Fiscal Nisman.


Hace casi dos años el gobierno de la República Argentina asesinaba al Fiscal General Dr. Nisman. Un crimen de estado.
Poco antes, gracias al triunfo de Sergio Massa en el 2013, el gobierno vio abortado su proyecto de modificar la Constitución Nacional. Massa dinamitó “Cristina Eterna”.
El gobierno de Fernández luego de una inacción inicial salió a tratar de generar ruido con el objeto de distraer a la población.
Fernández en silla de ruedas.
Acto de apoyo de la plana mayor del Partido Peronista
a la presidente Fernández tras el asesinato de Nisman.


Logró movilizar grandes grupos de personas con la intención de mostrar fuerza y vigencia. Pero sólo podía juntar míseros. Desdentados que iban por la paga.
La Agrupación Kolina demostrando
su adhesión al oficialismo en Casa Rosada.
Necesitaba contrarrestar las movilizaciones opositoras de gente blanca, las del año anterior y la marcha al mes del asesinato de Nisman, con una marcha propia  de gente blanca.
Movilización 8N.

Tenían que embaucar blancos.



NI UNA MENOS
Aníbal Fernández.
Y alguno de ellos - tienen gente inteligente en su equipo - pensó en el tema de la violencia doméstica. Ya había protestas aisladas, la televisión esporádicamente se ocupaba del tema. No era trabajar de cero.
No podían elegir como tema gancho a la víctimas de los crímenes comunes, porque el gobierno era responsable directo. Sería un tiro en el pie.
La violencia doméstica era ideal porque se podía presentar como un problema ajeno al gobierno.
Y así quedó: ajeno al gobierno, con personas “referentes”, en general alcahuetes a sueldo, que presentaron en los medios una tragedia civil de la cual el gobierno era un tercero espectador y que muta a acompañador empático y condoliente. Y de paso justificaban presupuestos ad-hoc.





Y así salió.
La puesta en marcha para llevar blancos de las grandes ciudades había comenzado.
Lo vimos mientras lo hacían. Empezó con un tuit de una alcahueta, creo que Beck, le contestó otra, y en un santiamén, habían “organizado espontáneamente” una manifestación frente al Congreso [1].
Curiosa fue la respuesta de las fuerzas de la oposición que se plegaron a la convocatoria del oficialismo, disimulada de “temática apartidaria”. De la izquierda, no sorprende, porque han sido funcionales al gobierno de Fernández en cada oportunidad. Pero sí me llamó la atención la adhesión de fuerzas como la de Sergio Massa o Mauricio Macri.
El Frente Renovador venía batallando genuinamente por la falta de castigo a los delincuentes comunes. Su acompañamiento a las víctimas - a mis ojos - ha sido sincero. Y los pedidos de Ley y Orden, claros y convincentes. Este intento del gobierno de Fernández dividía los delitos y sólo se ocupaba de una fracción de ellos. Más claro: se ocupa cuando un tipo boxea a la esposa/concubina, pero ignora cuando dos huachos entran a una casa de noche y torturan a dos octogenarios para sacarles la pensión [2].



Divide y reinarás.
Cuando el origen de casi todos los casos de violencia de delincuencia común son más o menos los mismos: ausencia de prevención policial, inexistencia de sistema judicial-punitivo, desentendimiento del estado con posterioridad al hecho, exaltación del abusador/patotero/bully/conducta psicópata, todo agravado por la presencia de psicofármacos.
El gobierno 2003-2015 fomentó el patoterismo (desde el poder con personajes como D’Elía, Moreno, Kunkel, Conti) que se tradujo en la desprotección del débil frente al fuerte. En la cola para sacar turno en el hospital, a la espera del tren, en la calle, en el entorno doméstico, en la casa de uno cuando entran chorros, en una tribuna de un estadio  o al estacionar un auto en la vía pública. Todos desvalidos ante el grandote.
Me llamó la atención la falta de reflejos de la oposición. Creo que creyeron que si no salían a sumarse, serían señalados con el dedito moralizador de los progres. Los que justificaron el asesinato de Nisman, como rectores morales de la República.

Y prefirieron acompañar una intención “políticamente correcta” que marcar la propia agenda.
Massa demostró coraje en varias oportunidades. Acá no. Y creo que tal vez fue inducido por su esposa. Así desdobló su propuesta de Ley y Orden, y regaló una parte del reclamo al propio causante, el gobierno de Fernández.
Queda claro, y no tengo que explicar, que por parte del oficialismo de ese entonces se trató de un acto de gran travestismo. Los Ministerios del Amor de Orwell. El patotero, el golpeador, el asesino, como defensor público de sus víctimas. ¡Háyase visto semejante descaro!


EL GÉNERO
La violencia es doméstica. No todos los hogares son disfuncionales. Algunos los son. ¿Cuántos? No sabemos.
Los que sí lo son presentan distintas formas: maltrato de las madres a los hijos (más usual de lo que se supone), maltrato entre la pareja, maltrato a los ancianos de la familia, maltrato entre hermanos tolerado o fomentado por los padres. Y luego los golpes y/o violaciones. Esto es más viejo que la humanidad, pero aquí ha tenido varias etapas [3]. La escuela ya tampoco funciona como el modelador de conductas. Hoy  la escuela es un continente informe que los alumnos y sus familias expanden a su gusto.
Lo claro es que los jueces no castigan la violencia doméstica y no ponen preso a nadie en las etapas iniciales del raid psicótico. Recién lo hacen cuando ya no hay vuelta atrás. En lugar de poner preso dos semanas  a un nabo cuando se hace el tonto, esperan a que la mate. Y creo que tiene que ver con la cultura de la exaltación del patotero, del grandote mal encarado, del barrabrava. Ése ha sido el mensaje del poder, en los hechos y en los dichos.
Probablemente las conductas se han exacerbado por: a) el incentivo al maltrato desde el gobierno amplificado por sus medios de comunicación, b) el incremento de la ingesta de alcohol y drogas, c) la falta de persecución penal.
Complementario a este desentendimiento de los magistrados, está la política progre de desentenderse del enfermo mental “porque es una política represora”, dejado al psicótico viviendo entre nosotros y con los ciudadanos huérfanos de herramientas para protegerlo y protegerse. La ley, antes, cuando éramos sensatos, hablaba de quien era peligroso para sí o para terceros. Ahora “de eso no debemos hablar”[4].
El daño que produce la máxima de los progres: "no podés decir esto" retratada por Jonathan Pie.
"YOU MUSTN'T SAY THAT!"
Frase genial de Jonathan Pie.

¿Entonces por qué una cuestión de género y no doméstica? ¿Que un padre muela a palos a un niño de cinco años hasta matarlo o mandarlo en coma al hospital es menos que hacer lo mismo con la esposa?
Lo tomaron de los españoles. La derecha española nunca dejó de gobernar España. Pero mientras estaban los socialistas al frente debían darle maneras de vivir del presupuesto nacional a los progres. Los progres, por lo general, o no terminaron los estudios, o fueron a facultades de humo: sociología, comunicaciones, asistentes sociales, etc. Observatorios y Consejos de la Mujer significan un montón de puestos de trabajo para quienes no son ingenieros o contadores o químicos o biológos o veterinarios o ingenieros agrónomos o geólogos o profesores de Lengua o Matemática o Geografía: piensen, todas esas vacantes en el orden municipal, en las autonomías (provincias) y nación. Miles de puestos para vivir del Estado. ¿Y los que gobernaban? Mientras tanto le daban miles de millones de euros a Bankia (aquí).
Suelditos para los progres, fortunas para los amigos.
Los progres europeos felices con el tema, lo llevaron a la ONU. “¿Y en los países árabes?”. “Querido, esto es para currar, no de verdad verdadera”. Los árabes son socios de la socialdemocracia, que sigan lapidando naifas como les plazca.


LOS POLÍTICOS
Lejos de mí darle consejos a Graciela Camaño o Sergio Massa. Pero yo volvería a la Ley y el Orden, para todos los delitos, incluidos los domésticos, y exigir que la prevención y la justicia sean efectivas, además de la asistencia a posteriori. Caso contrario se convierte en un quiosco progre, como ahora.


LOS COFRES

En las dos últimas movilizaciones, los progres están preparando el camino para el próximo paso: los resarcimientos del Estado. Empezaron con el hashtag #elEstadoesResponsable. Ya nos dicen que van a armar el circo para que todos nosotros les demos dinero vaya uno a saber a quién. Pero entonces, además de darle de comer a psicólogas, asistentes sociales, sociólogas, comunicadoras, cineastas y celebridades varias, además, entrarán a cobrar los picapleitos.

El primer paso ya lo dieron la semana pasada: el estado pagará el abogado del querellante. En lugar de exigir y controlar que los jueces y fiscales hagan su tarea, ahora también pagaremos a los querellantes y la indemnización a la víctima.
Y supongo que toda una larga serie de asociaciones se postularán como querellantes de clase. Gente previsora: en cualquier momento se les acaba el curro de los DDHH. Y ya tienen años de entrenamiento para armar grupos de presión, contactos internacionales, en la Justicia y entrenamiento - conocen todos los entresijos de la burocracia tribunalicia-. Saltarán de un bote a otro y a las Bregman de este país no les faltará trabajo. Y las organizaciones recibirán donaciones de la ONU, UNICEF, BID, fundaciones extranjeras varias y otros antros socialdemócratas.
Es más, sospechamos que todo el aquelarre de Aguirre en La Nación fue un truco publicitario para instalar el tema en la semana en que la ONU declara el día internacional de NIUNAMENOS.
Cambiar de bote a uno más redituable.
Que no decaiga.
  1. Instalaron el tema.
  2. Dividieron en subclases a las víctimas de la violencia.
  3. Exoneraron de responsabilidad a magistrados y gobernantes,
  4. Obtuvieron presupuestos para organismos públicos, cortos de televisión, publinotas, convenciones feministas, campañas publicitarias y ahora películas.
  5. Obtendrán financiación externa de organismos internacionales y fundaciones del mismo tenor.
  6. Lograron la ley para que todos nosotros les paguemos a abogados privados.
No es de extrañar que los progres nos ganen y estén un paso adelante que nosotros. Tienen un plan y lo ejecutan. Nosotros los corremos de atrás tratando de adivinar qué traman. Reconozcamos que lo hacen mejor que nosotros y por eso nosotros los mantenemos a ellos.


LO PEOR DE TODO
Lo peor es que verdaderamente existe violencia doméstica en nuestro país. No sé si tanta como siempre, pero se sabe más, o en verdad hay más que antes. Pero miles de personas sufren mientras el presupuesto se va en que estos parásitos vivan, vayan a comer a los restaurantes de algún Palermo y veraneen en Mar de las Pampas, más viajecitos a París para exponer en Foros varios o muestren los cortos que filmaron con NUESTRO dinero.
Tanta alharaca permite que políticos, y estos alcahuetes que viven del estado pero se hacen pasar por civiles sin dependencia gubernamental (ONG “no gubernamental”), hagan que hacen.
Y mujeres,niños, ancianos, hombres, sufren, sin nadie que les dé una mano, excepto, tal vez, y momentáneamente, algún rato comprensivo y anárquico, en una guardia de hospital o alguna comisaría. Pero sin amparo sistemático por parte del Estado.
Y a eso hay que apuntar. Copiar a los países donde funciona. En algunos estados de EEUU, al agresor se lo apresa (condenas cortas) pero no existe eximición de prisión. El Estado es la barrera entre el grandote y el más débil. En un estado descompuesto como el nuestro es más inalcanzable que la USS Enterprise.
No existe posibilidad de mejora cuando iguanas como Beck están lucrando con esto.

Y ya sabemos, luego de 12 años de régimen: nada es posible con esta gente. No se negocia, no se comparte, no se colabora. Haremos lo que podamos, pero sin ellos. Porque todo lo que tocan, lo rompen.
* * *
Lo que escribí cuando empezó.

* * *
Aclaración: la invitación de la Presidencia de la Nación a llamar por teléfono a la autoridad en caso de violencia doméstica, me parece bien.
* * *
            
* * *

[1] No frente a la Casa Rosada, no vaya a ser que contaminara la ya lastimada imagen de Fernández.
[2] De todos los asesinatos por violencia en nuestro país, sólo el 5% son mujeres.
[3] Recuerdo con asco los teleteatros de Suar, de ese realismo conurbanero desagradable, donde todos los personajes se trataban mediante insultos, palabras altisonantes y descortesías y desprecios. ¿Dónde y con quién ha vivido esa gente? Y crean o no, es la forma de relación que mucha gente ha adoptado. Si uno no puede tener un trato cariñoso en la casa, el universo es un lugar sin paz.
[3] Pensé que era un problema nuestro. Pero tanto en la convención partidaria de UKIP como en los discursos proselitistas de Trump hablaron de la necesidad de fortalecer el sistema de salud mental, aumentar los lugares de alojamiento y trata las inestabilidades de los enfermos lo antes posible. En particular (pero no únicamente) detallaron el problema de los drogadictos y los veteranos de guerra.


5 comentarios:

  1. Gracias por la entrada Hyspasia. Porque si las mujeres no cuestionan esto los hombres poco menos que nos tapan a gritos si cuestionamos la verdad revelada del #NiUnaMenos, que para mí tiene el mismo tufillo que #BlackLivesMatter en USA: estrategia de dividir, enfrentar, y no resolver absolutamente nada.

    Hablando con un policía amigo de pueblo me dijo que se multiplicaron las denuncias de género enormemente. Según él no se debía a que ahora se denuncia y se expone más las cosas, sino que es negocio de los abogados.
    Así como un abogado "asesora" a la mujer para que diga que el marido abusó de los hijos porque le favorece en el juicio de divorcio, similarmente pasa con las denuncias de género (según el poli): te meten 1 denuncia no pasa nada, te meten 2 y vas preso directamente.
    Me dice que hay cientos de órdenes de restricción por eso, donde hay negocio judicial ya sabemos lo que pasa.

    Y después claro, el observatorio de mujeres, "trabajadores sociales" diciendo que cuestionar es estigmatizar, machista, misógino, etc, etc. Como bien decís, una montaña de ñoquis que ni siquiera va a medir la situación real, porque ya sabemos que medir es estigmatizar.

    A ver, no pongo en duda ni por un minuto que aumentó la violencia contra la mujer, ¿por qué? porque aumentó la violencia en general, contra la mujer, contra los chicos, contra los ancianos, contra los más pobres, contra la clase media, contra los que van a ver un partido de fútbol, contra todos.
    Si aumenta la violencia en general (nunca combatida sino celebrada por el estado asociandose a los barrabravas) ¿cómo no va a aumentar la violencia contra CUALQUIER grupo en particular?

    Dejo un par de entradas respecto a Rosario y el último #NiUnaMenos, por lo menos no me reprimo :p
    Rosario: http://atalayapampeana.blogspot.com/2016/10/no-al-pseudo-feminismo-wienersout.html
    NiUnaMenos: http://atalayapampeana.blogspot.com/2016/10/niunamenos-y-mis-dudas.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Pampero. Mañana publico las entradas suyas. Y gracias por los comentarios.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A vos Hyspasia, no te sientas obligada a nada, que lo mío es más descarga que interés en tener audiencia.
      Gracias por dar el punto de vista que todos quieren callar.

      Eliminar
  3. Muy bueno, Hyspasia. Yendo al punto y enfocando varias aristas.

    ResponderEliminar